Han pasado años desde el rescate de Jami y su experiencia sigue siendo igual de dura y motivadora.  Su historia, que se documentó ampliamente en artículos, libros e incontables apariciones en televisión, proyecta el retrato de una mujer luchadora que ha superado enormes obstáculos con gran sacrificio y valentía para vivir una vida sin limitaciones.

Actualmente es escritora, atleta, oradora motivacional y está amputada de ambas piernas.  Esta es su historia.

Jami Goldman Marseille.

En diciembre de 1987, Jami y su buena amiga Lisa se quedaron atrapadas durante una devastadora tormenta de nieve en el desierto de Arizona.  Once días más tarde, las encontraron prácticamente deshidratadas y desfallecidas por inanición.  Ambas presentaban síntomas de congelación grave.  Para Jami, esto se tradujo en el desarrollo de una gangrena que finalizó con la amputación de ambas piernas por debajo de la rodilla.  En cuestión de días, la vida de Jami se puso del revés y se enfrentó a fuertes sentimientos de dolor, tristeza y pérdida. Pero a los 19 años, esta pérdida le provocó el descubrimiento de una nueva pasión: correr. Como describió en su libro, Up and Running:

“Cuando me di cuenta de que mi única esperanza para aliviar el dolor era cambiar el estado de ánimo, empecé a verlo como una molestia con la que podría trabajar. A mí me educaron para salir adelante y lo hice, a pesar de que la superación del dolor se convirtió en una lucha cada día.”

Los años siguientes, Jami comenzó una dura rutina de terapia física, nutrición y cuidado, y aprendió a caminar de nuevo con la ayuda de prótesis. Pero eso fue solo el comienzo. 

“Estaba viendo los Juegos Paralímpicos de 1996 y fue entonces cuando decidí convertirme en una corredora profesional paralímpica”, dice Jami.  Y a partir de ese momento, empezó a entrenar. Impulsada por un fuerte apoyo familiar y equipada con las ya famosas prótesis para correr de Össur, comenzó un riguroso régimen de entrenamiento que, finalmente, la llevaría a formar parte del equipo Paralympics Track & Field de EE. UU. y, posteriormente, competir en varios triatlones, maratones y otras actividades.

El 11 de octubre de 2015 se convirtió en la primera mujer con amputación bilateral por debajo de la rodilla en finalizar un maratón (el maratón de Chicago), y el 18 de abril de 2016 se convirtió en la primera mujer con amputación bilateral por debajo de la rodilla en finalizar el maratón de Boston.

Como esposa, madre, maestra, filántropa y, ahora, superviviente de cáncer, la historia de Jami es un excepcional testimonio del poder de la esperanza, la fuerza y la gratitud. 

“"La superación consiste en vivir una vida llena de amor, pasión y perseverancia”.- Jami Goldman Marseilles”