Clases de movilidad


Imagine un atleta de competición con amputación que se ve obligado a entrenar con una prótesis de rodilla rígida. O a una persona mayor, más sedentaria con una prótesis de rodilla de alto rendimiento y un pie diseñado para correr.

La selección de los componentes de una prótesis tiene que ser la adecuada para la persona y su nivel potencial de capacidades funcionales, como la actividad y la movilidad.

Para ayudar a determinar los componentes de la prótesis adecuada para cada usuario, se han determinado niveles de movilidad mediante cuatro tipos denominados “niveles K”. A todos los componentes protésicos se les asigna un nivel K correspondiente y, en base a su nivel K personal, el técnico ortoprotésico podrá seleccionar los componentes específicos para sus necesidades.

Determinación del grado de movilidad

¿Cómo conocer su nivel K? Su técnico ortoprotésico o médico tendrá en cuenta muchos factores. Estos incluyen la edad, el peso corporal, la constitución física, el nivel de amputación, las características de destreza, el dolor y las posibles comorbilidades. Su nivel se determinará en función de las necesidades actuales y el rendimiento esperado en el futuro.

Las cuatro categorías de nivel K

Nivel K-1: Capacidad para caminar en espacios interiores

Con la ayuda de una prótesis, la persona puede caminar ciertas distancias en suelo llano a una cadencia fija.

Nivel 2: Capacidad limitada para caminar en espacios exteriores

Con la ayuda de una prótesis, la persona puede caminar distancias limitadas a una velocidad de marcha baja. Puede sortear obstáculos pequeños del entorno como bordillos, escalones y suelos irregulares.

Nivel 3: Capacidad para caminar en espacios exteriores sin restricción

Con la ayuda de una prótesis, la persona puede moverse libremente en diferentes tipos de terreno. Puede o tiene el potencial de caminar a distintas velocidades y es capaz de sortear más obstáculos del entorno. Tiene el potencial de realizar actividades terapéuticas, ocupacionales, recreativas o de ejercicio sin sobrecargar la prótesis.

Nivel 4: Capacidad para caminar en espacios exteriores con exigencias especialmente altas

Con la ayuda de una prótesis, la persona puede moverse sin restricciones, además de tolerar altos niveles de impacto, tensión y energía. La duración y la distancia de la marcha son ilimitadas. La prótesis puede satisfacer las necesidades típicas de un niño, un adulto activo o un atleta.